.-DENUNCIAR POR VIOLENCIA MACHISTA-.

26/08/2017

      Se entiende por violencia de género cualquier tipo de violencia (llevada a cabo por acciones u omisiones), ya sea física o psicológica, ejercida a razón del sexo o género. La violencia machista será la ejercida sobre la mujer (o persona que se sienta mujer) con ocasión de una relación. Tal violencia puede afectar a cualquier esfera por lo que puede ir contra la integridad física, contra la dignidad, contra libertad en cualquiera de sus formas (libertad sexual, libertad de movimiento, libertad de decisión, etc. ), incluso puede tratarse de una violencia económica (esto es cuando, por ejemplo, se priva de toda capacidad económica a la mujer).

Dado el alto número de mujeres agredidas por su pareja sentimental, y el gran número de asesinadas en manos de esta, a diferencia de la proporción de hombres en la misma situación, se puso en marcha, tiempo atrás, una especial protección para las vícitmas por medio de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de género.

Dados los antecedentes expuestos, en el supuesto de que una mujer se persone ante la policía a fin de denunciar unos hechos que pudieran ser constitutivos de un delito de violencia sobre la mujer, se inicia un proceso que conlleva una rápida respuesta por las autoridades al objeto de buscar la correcta protección de la supuesta víctima. 

    En primer lugar se le ofrecerá a la mujer denunciante ser asistida por un letrado del turno de violencia de género (si la misma no contara con la confianza de letrado privado}, el que se personará en comisaria de forma casi inmediata y guiará a la denunciante a la hora de interponer la denuncia. Esta asistencia es muy relevante ya que la mujer víctima de violencia de género suele tener cierta inestabilidad en el momento de formular la denuncia, no sabe qué datos son relevantes y cuales no lo son, puede obviar, evitar u olvidar ciertos puntos especialmente importantes para narrar lo que le ha sucedido o lo que le viene sucediendo, además de la carga moral que porta en sus hombros de por sí, pues si para cualquiera es desagradable denunciar cualquier ilícito penal, interponer una denuncia contra nuestra pareja sentimental, la que, además, en muchas ocasiones, tiene a la mujer sometida, es ya de por perturbador, por lo que el apoyo de un profesional que escuche la historia, y ayude a ordenarla y a narrarla, es casi imprescindible, pudiendo suponer un gran avance en el procedimiento que se abrirá a continuación. 

    En segundo lugar, se procederá a la detención del presunto agresor, a quién se le tomarán sus datos y reseñas, se le informará de sus derechos y se procederá a tomarle declaración ante su abogado (respecto a la detención del mismo, a los derechos del detenido y al período de detención se puede consultar el artículo “¿Qué pasa si te detienen y cómo actuar?”).

   Finalizada la fase anterior, y por tanto, el período de detención, se trasladará al detenido (el que habrá pasado seguro una o dos noches en el calabozo) hasta el Juzgado de guardia, dónde también será citada la mujer denunciante y los posibles testigos que pudieran existir

    Se declarará en un Juzgado específico de violencia contra la mujer (salvo que no hubiera en tal Juzgado, siendo entonces el de Instrucción el competente) la víctima-denunciante, los testigos si los hubiera y el investigado. Se llevarán a cabo unas comparecencias específicas para valorar los hechos denunciados, así como el riesgo, y ver si procede o no procede adoptar orden protección para la víctima (como la “orden de alejamiento”) así como medidas civiles en torno a los hijos de la pareja o matrimonio, si los hubiere. Tales medidas de protección habrá de solicitarlas la propia víctima, la que, por supuesto, estará asistida por Letrado.

   Respecto a las medidas civiles que puede solicitar exclusivamente la mujer serán adoptadas siempre y cuando se adopten penales. La guarda y custodia de los menores quedará para la mujer mientras no se dicte resolución definitiva sobre la violencia de género denunciada, y la víctima de violencia machista podrá solicitar determinados beneficios y subvenciones enfocadas a ayudar a la reinserción de las ésta.

   Adoptadas medidas civiles (guarda y custodia menores, régimen de visitas pensión de alimentos, uso y disfrute del domicilio familiar, etc.), la víctima-denunciante tendrá un plazo de 30 para interponer demanda de divorcio o de medidas en el supuesto de no estar casados, ya que las medidas civiles, obtenidas por medio de la comparecencia que se habrá llevado a cabo en el Juzgado, tendrán solo ese plazo de vigencia, pero la mujer podrá estar tranquila ya que el Letrado que le haya acompañado en Comisaría y Juzgado será su abogado para este asunto y para todo lo que de él derive, por lo que estará asistida en todo momento.